33ª Promoción de la Escala Básica de la Policía Nacional en la Escuela Nacional de Policía de Ávila.


El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, ha presidido este jueves la jura del cargo de la 33ª Promoción de la Escala Básica de la Policía Nacional en la Escuela Nacional de Policía de Ávila.
Durante el acto, al que ha asistido entre otras autoridades y responsables policiales el director general de la Policía, Francisco Pardo Piqueras, han jurado su cargo los 2.593 agentes de la promoción, de los que 2.015 son hombres y 578 mujeres. Todos ellos se incorporarán en breve a sus destinos, tras haber superado el periodo de formación y las prácticas en distintas dependencias policiales de toda España.
El ministro en funciones ha recordado que la Escuela Nacional de Policía de Ávila es "una de las mejores escuelas de policía del mundo", y ha pedido a los alumnos de la 33ª promoción que estén a la altura de su formación, siendo buenos policías, trabajando duramente y protegiendo la Constitución como garante supremo de la convivencia entre españoles.
"Tomad cada destino como una oportunidad para haceros mejores policías, para demostrar vuestra vocación de servicio a los demás, para ser un ejemplo en el cumplimiento del deber.
No hay destino malo ni bueno. Cada una de las plantillas a las que vais destinados os enseñarán y aportarán conocimientos que os servirán para el futuro", ha declarado el responsable de Interior.
Grande-Marlaska ha agradecido la vocación de los policías y el apoyo de sus familiares, y ha recordado que el objetivo de una Policía Nacional al servicio de la sociedad es la defensa activa de los valores que la sostienen.
"Y esos valores implican luchar por la igualdad de todos y todas; luchar contra la violencia de género, contra los delitos de odio, contra todo aquello que pone en riesgo los derechos y libertades de la ciudadanía que tanto ha costado conseguir", ha declarado Grande-Marlaska.

Otras noticias :
La Guardia Civil imputa a dos vecinos de Boiro por matar un caballo a hachazos

Agentes de la Guardia Civil de Boiro imputaron a dos varones, padre e hijo, de 49 y 30 años, vecinos de la localidad, como supuestos autores de un delito de maltrato animal. Los ahora imputados sacrificaron un caballo que se encontraba en una finca del lugar denominado Agra de Loxo (Boiro). Ampilar información en "La voz de Galicia".
separador
Noticias relacionadas

Comentarios